Amigos de Huancavelica al Sur

La experiencia del voluntariado, y especialmente el del Campo de Trabajo, crea unos lazos muy especiales entre los voluntarios y con las actividades desarrolladas. A ello se unen muchas personas y entidades que siente este proyecto como propio y muy cercano, y que han colaborado generosamente con su tiempo, ayuda, materiales y dinero. Son los “Amigos de Huancavelica al Sur”, y que de una manera entrañable son el alma de este proyecto.

A lo largo de sus numerosos años de actividad, este Programa ha involucrado a centenares de voluntarios. Para muchos de los voluntarios que participaron ha sido un impacto importante en sus vidas y ha supuesto una experiencia inolvidable. Apoyados en el convencimiento de que a la mayoría de los que han formado parte de este proyecto, les gustaría volver de alguna manera, ponemos en marcha esta iniciativa para que esa vuelta “virtual” se haga posible, continuando su colaboración con los proyecto como Amigo de Huancavelica al Sur.

Pinchando aquí puedes descargar el folleto con una explicación más detallada de colaboración como Amigo de Huancavelica al Sur.

Reunión anual de antiguos voluntarios del Campo de Trabajo: con especial ilusión cada año se convoca una reunión de voluntarios que han participa en el programa Internacional del Campo de Trabajo en Huancavelica (Perú). Son momentos de recordar y revivir multitud de anécdotas y aventuras, y de aportar ideas y experiencia.

Los Voluntarios

Los voluntarios son la pieza clave de este proyecto. Se puede participar como voluntarios en el Programa Local o en el Internacional.

Se puede participar como voluntario en el Programa Local o en el Internacional. Para ello se requieren algunas aptitudes:

Descarga el PDF con más información sobre los "Voluntarios" y el "Voluntariado".

Concepto de Voluntariado:

Queda regida la definición de voluntariado y contenidos de la acción voluntaria en la Ley 6/1996 de 15 de enero del voluntariado (Artículo 3):

  1. A los efectos de la presente Ley, se entiende por voluntariado el conjunto de actividades de interés general, desarrolladas por personas físicas, siempre que las mismas no se realicen en virtud de una relación laboral, funcionarial, mercantil o cualquier otra retribuida y reúna los siguientes requisitos:
    • Que tengan carácter altruista y solidario.
    • Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico.
    • Que se lleven a cabo sin contraprestación económica, sin perjuicio del derecho al reembolso de los gastos que el desempeño de la actividad voluntaria ocasione.
    • Que se desarrollen a través de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas o proyectos concretos.
  2. Quedan excluidas las actuaciones voluntarias aisladas, esporádicas o prestadas al margen de organizaciones públicas o privadas sin ánimo de lucro, ejecutadas por razones familiares, de amistad o buena vecindad.
  3. La actividad de voluntariado no podrá en ningún caso sustituir al trabajo retribuido.
  • Artículo 4. Actividades de interés general: Se entiende por actividades de interés general, a efectos de lo dispuesto en el artículo anterior, las asistenciales, de servicios sociales, cívicas, educativas, culturales, científicas, deportivas, sanitarias, de cooperación al desarrollo, de defensa del medio ambiente, de defensa de la economía o de la investigación, de desarrollo de la vida asociativa, de promoción del voluntariado, o cualesquiera otras de naturaleza análoga.
  • Artículo 5.- “Tendrán la consideración de voluntarios las personas físicas que se comprometan libremente a realizar las actividades contempladas en los artículos 3 y 4.

A modo de resumen, podemos definir el voluntariado como una forma de participación social que tiene como objetivo el progreso de la sociedad y la promoción personal.

Necesidad
El voluntariado es una RESPUESTA a ese deber que tiene todo ciudadano por el hecho de serlo de participar en la resolución de los problemas y en la construcción de la sociedad. Un deber que, en muchas ocasiones, consistirá en defender los derechos de otros.
Esta respuesta a esos problemas surge de la conciencia responsable de la persona al darse cuenta de que tiene que hacer algo.
Por tanto, al nacer de una actitud activa ante los problemas del mundo, este modo de hacer y pensar ha de estar presente en otros aspectos de la vida personal.
Desde hace algunos años la sociedad se ha dado cuenta del gran valor que tiene esta actitud de forma que el voluntariado hoy en día está muy valorado y reconocido.
Derechos, deberes y obligaciones
Derechos del voluntario (artículo 6 Ley 6/1996 de 15 de enero)
Los voluntarios tienen los siguientes derechos:
  • Recibir tanto, con carácter inicial como permanente, la información, formación, orientación, apoyo y, en su caso, medios materiales necesarios para el ejercicio de las funciones que se les asignen.
  • Ser tratados sin discriminación, respetando su libertad, dignidad, intimidad y creencias.
  • Participar activamente en la organización en que se inserten, colaborando en la elaboración, diseño, ejecución y evaluación de los programas, de acuerdo con sus estatutos o normas de aplicación.
  • Ser asegurados contra los riesgos de accidente y enfermedad derivados directamente del ejercicio de la actividad voluntaria, con las características y por los capitales asegurados que se establezcan reglamentariamente.
  • Ser reembolsados por los gastos realizados en el desempeño de sus actividades.
  • Disponer de una acreditación identificativa de su condición de voluntario.
  • Realizar su actividad en las debidas condiciones de seguridad e higiene en función de la naturaleza y características de aquella.
  • Obtener el respeto y reconocimiento por el valor social de su contribución.
Deberes del voluntario (artículo 7 Ley 6/1996 de 15 de enero)
Los voluntarios están obligados a:
  • Cumplir los compromisos adquiridos con las organizaciones en las que se integren, respetando los fines y la normativa de las mismas.
  • Guardar, cuando proceda, confidencialidad de la información recibida y conocida en el desarrollo de su actividad voluntaria.
  • Rechazar cualquier contraprestación material que pudieran recibir bien del beneficiario o de otras personas relacionadas con su acción.
  • Respetar los derechos de los beneficiarios de su actividad voluntaria.
  • Actuar de forma diligente y solidaria. Participar en las tareas formativas previstas por la organización de modo concreto para las actividades y funciones confiadas, así como las que con carácter permanente se precisen para mantener la calidad de los servicios que presten.
  • Seguir las instrucciones adecuadas a los fines que se impartan en el desarrollo de las actividades encomendadas.
  • Utilizar debidamente la acreditación y distintivos de la organización.
  • Respetar y cuidar los recursos materiales que pongan a su disposición las organizaciones.
El voluntario: modo y estilo de realizar la acción voluntaria:
Tiempo libre: El voluntario tiene que disponer de tiempo libre que será el que dedique a la prestación de servicios para la sociedad. Esto quiere decir que como voluntario su principal tarea no es la prestación voluntaria sino otra actividad cualquiera (trabajo profesional, estudios universitarios, etc.). De ahí que si el voluntario descuida su principal ocupación por culpa de su prestación voluntaria está incumpliendo con su principal deber con la sociedad.
Continuidad: Para ser voluntario se necesita tener una continuidad en la prestación de servicios. Se entiende por continuidad a estos efectos no un tiempo mínimo de servicio sino una regularidad programada con antelación con la organización. La continuidad así entendida permite a la asociación programar sus actividades sabiendo de antemano en qué momento puede contar con su equipo de voluntarios.
Gratuidad: La gratuidad es una de las características más relevantes del voluntariado. La gratuidad hay que entenderla como ausencia de contraprestación de material entre asociación y voluntario, y entre beneficiario y voluntario.
Solidaridad: El voluntario social no puede prescindir de esta cualidad. Sin interesarse por los problemas y las necesidades de los demás difícilmente podrá colaborar en la búsqueda y hallazgo de las soluciones. La verdadera labor del voluntario es prestar ayuda y cooperación, después tiene otras funciones pero siempre sin olvidar que ésta es la más importante y principal.
Organización: el voluntario debe estar inscrito en alguna asociación para que su labor no se quede en hechos aislados y cuente con el respaldo y estructura de una organización reconocida.
El voluntario: actitudes internas al desarrollar la acción voluntaria: Compromiso, formación y responsabilidad
El voluntariado nace de una actitud, pero no sólo es eso. El voluntariado es actitud, es compromiso, es formación, es responsabilidad (coherencia):